El Zeppelin y 73 años de orgullo altense

0

 

El Zeppelin y 73 años de orgullo altense

Por José J. Guzmán

Dos emprendedores y sus inquietudes decidieron fundar en mayo de 1946 una empresa que ofreciera a la sociedad un producto de calidad fabricado con materias primas de alto nivel. La idea, que vio la luz con pocas máquinas y formas austeras de trabajo, creció pronto gracias a una estrategia agresiva hasta convertirse en lo que hoy conocemos como El Zeppelin, un icono del desarrollo y la tradición altense que alcanza 73 años que valen su peso en oro.

El nombre inicial era Petit Baloon, pero por aquella época los zeppelines eran muy comunes, entonces los clientes empezaron a asociar el logotipo con su cierto parecido con aquellos globos dirigibles, por lo tanto, la empresa decidió cambiar su imagen al reconocido zeppelín de la actualidad.

Los primeros años, como cualquier inicio, fueron difíciles. Poco a poco la empresa fue ganando credibilidad y esto permitió la expansión a través del pulido de las técnicas de fabricación, las cuales abrieron las puertas a varios mercados. Lo que encontraron los primeros compradores de esta empresa fueron prendas para bebés y niños: tuvieron una gran aceptación y alto reconocimiento en Guatemala.

También se mejoró el método de trabajo y mediciones de tiempo y movimientos. Esto permitió más eficiencia en el proceso de producción. La mejora se reflejó en un producto competitivo que ingresó al mercado centroamericano y al resto de Guatemala a través de tiendas propias y servicios a mayoristas.

El crecimiento de la idea obligó a adquirir apoyo administrativo, lo que permitió crear equipos gerenciales de trabajo que aunados a la incorporación de nuevos colaboradores, tomó un rumbo en su totalidad profesional y logró el cumplimiento de objetivos de expansión de operaciones.

Juan José Tánchez, gerente de comercialización, explica que El Zeppelin cuenta hoy con 22 puntos de venta en toda la república, también se presentó en ferias internacionales como La Feria Chapina, por ejemplo, en la cual participó por cinco años consecutivos. “La primera vez que lo hicimos nos sorprendimos, porque se agotó las existencia de mercadería: los visitantes recordaron y esperaron con tanta ansia nuestra marca que  subestimamos la demanda”, recuerda.

Características únicas

El Zeppelin se caracteriza por atender mercados demasiados exigentes, como el centroamericano, ya que mantiene una constante investigación de las necesidades y requerimientos de los clientes. Para esto se aplican estudios que permiten realimentación y toma decisiones estratégicas para mantener los niveles de satisfacción en un estado óptimo.

Los directivos de la empresa aseguran que hoy El Zeppelin es buscado por los estándares de calidad que satisfacen las necesidades de los clientes, por los productos de alta durabilidad y por sus características de fabricación acorde a condiciones de personas que necesitan un cuidado especial en la piel.

Existe una percepción de orgullo hacia esta marca quetzalteca que tiene alta presencia y reconocimiento en todos los departamentos nacionales, así como en los países de El salvador, Nicaragua y Costa Rica.

Durante estos 73 años de historia, las experiencias gratificantes han sido varias. Entre las principales está el hecho de ver ubicada la empresa como una de las marcas más reconocidas en algunas categorías de textiles. Desde los ojos organizacionales resulta inspirador ver cómo se incorporan más generaciones al cumplimiento del objetivo de mantener esta fuente de trabajo para muchas familias. Desde los ojos humanos ha sido impresionante a través de los años observar cumplidas las metas familiares, sociales y económicas de muchos de los colaboradores.

Distinción y variedad

Las líneas que maneja El Zeppelin son muchas: tejidos de punto, divididos en circulares y rectilíneos, trajes de baño y calcetería. Las prendas de más demanda son las utilizadas para bebés, niñas y niños, curiosamente, en todas las tiendas de la empresa.

“Cuando niños con problemas de hipersensibilidad en la piel o alergias severas nos envían sus agradecimientos acompañados de fotografías, —por fabricar productos con buenos estándares de calidad— nos hacen sentir a todos (empleados y accionistas) orgullosos y felices de pertenecer a un gran equipo como este”, comenta Tánchez.

Aproximadamente El Zeppelin cuenta con 380 colaboradores, de los cuales 115 pertenecen al área comercial.

“La empresa trabaja con una estrategia que incluye crecimiento constante a través de diferentes canales. El Zeppelin siempre estará abierto a mercados con potencial, a los cuales podremos llevar productos que logren satisfacer la demanda de los clientes”, puntualiza el gerente de comercialización.

Compartir .

Acerca del Autor

Deja un Comentario

Powered by themekiller.com