Héctor Humberto Paredes: usemos nuestra mente para pensar cómo podemos mejorar y crecer en medio de la adversidad

0

 Héctor Humberto Paredes: usemos nuestra mente para pensar cómo podemos mejorar y crecer en medio de la adversidad

Por José J. Guzmán

Lo definen como un investigador con dedicación en sus metas y tenacidad en sus acciones. Héctor Humberto Paredes (1953) es un hombre de negocios, fundador de Laboratorios Pharmalat S.A. en 1992 y de Innovación Biomolecular Pharma en 2008, esta segunda, es una empresa que se dedica a buscar soluciones terapéuticas para tratar enfermedades crónicas, pues, en los últimos años ha investigado procesos para revertir el cáncer y prevenirlo. Su historia la define por sí mismo con una inspiradora frase: para alcanzar el éxito se necesita imaginación y tiempo extra, lo demás vendrá por compensación.

  • Coméntenos, a detalle, ¿cómo se caracteriza Héctor Humberto Paredes?

Como una persona humilde y sencilla de tratar. Soy quien da la suficiente confianza para entablar una plática o dar un consejo. En general soy optimista, positivo y perseverante en todo lo que me propongo… siempre hablo con la verdad y evito al extremo hacerle daño a alguna persona.

  • ¿Cuáles cree usted que son las bases para el crecimiento personal y empresarial?

El conocimiento y preparación para desempeñar una función determinada con ética y profesionalismo. Liderazgo en el equipo de trabajo a base de respeto, motivación y algunas veces de paciencia para enmendar los errores o desvíos de atención del equipo de trabajo. Se debe tener claro que toda empresa implica tener un buen trabajo en equipo y por lo tanto se les debe apoyar a los colaboradores para que ejecuten los procesos lo mejor posible.

  • ¿Qué es la innovación y la medicina biomolecular?

En el campo de la innovación farmacéutica no se trata solo de agregar nuevas ideas y hacer modificaciones como se podría interpretar. Es realmente inventar tratamientos para enfermedades que en la actualidad no tienen cura alguna. Hoy las enfermedades crónicas solo tienen tratamientos que controlan los síntomas, pero no sanan la causa que las provoca. Lo biomolecular en Pharmalat corresponde a la extracción de moléculas de plantas, frutas y verduras con la intención de mejorar la calidad de vida.

  • ¿Qué lo llevó a dedicarse a esta rama de la investigación?

Haber perdido a mi abuela y madre de cáncer, incluso, llevando a cabo todo lo indicado por el oncólogo. Fue cuando pensé que era necesario tener un medicamento adicional en el campo de la oncología distinto al de la actualidad. En ningún momento se pensó en eliminar lo actual, solo discerní que había un vacío y debía ayudar a llenarlo. En el camino de la investigación encontré una serie de deficiencias en algunos otros tratamientos de enfermedades crónicas y de ahí que el campo de investigación se amplió para buscar la causa de esas enfermedades. Esta investigación ya lleva 10 años y hasta hace poco tiempo que empezamos a obtener los primeros resultados satisfactorios.

  • Háblenos, de sus primeros años, ¿qué recuerdos trascendentes tiene de su infancia y adolescencia que lo llevaron a forjar al hombre que es hoy?

Lo más trascendental es venir de una infancia de pobreza al haber nacido en una aldea llamada El Rancho en San Agustín Acasaguastlán, en el departamento de El Progreso y experimentar el cambio de clima y de vida en la cabecera departamental de Sololá en donde estudié.

  • ¿Cómo nació la idea de Laboratorios Pharmalat S. A.?

Desde los 19 años incursioné en el campo de las farmacéuticas como visitador médico y nueve años después como gerente en dicha industria. A partir de ese cambio de experiencia gerencial, empecé a soñar con tener mi propia empresa y trabajé en la carrera universitaria una tesis que se denominaría “Como hacer una empresa sin dinero” y me gustó tanto que mejor convertí ese proyecto en laboratorios Pharmalat.

  • Por tener una empresa en expansión y crecimiento, por eso fue denominado como “Mejor Gerente del Año” en 2005. ¿Qué esfuerzos lo llevaron a recibir este galardón?

Esa denominación fue gracias a gerentes que recomendaron a la Asociación de Gerentes de Guatemala que analizaran mi CV y el crecimiento y expansión de Pharmalat. Es satisfactorio que la iniciativa privada lo haga cuando el gobierno lo pasa desapercibido.

  • Algo trascendente dentro de la Innovación Biomolecular Pharma -fundada por usted- es la investigación científica para tratar enfermedades a las que aún no se le encuentran cura, muchas de ellas ya están en la etapa de conclusión. ¿Con qué podemos comenzar a soñar cuando lleguen a la práctica?

Estamos en el proceso del registro sanitario del producto farmacéutico más innovador del mercado a nivel mundial y lo digo así, porque no existe tratamiento a la fecha que cure la causa del temblor esencial, Párkinson, Alzheimer y otras enfermedades de origen cerebral. Muy pronto daremos a conocer NORBRAIN.

  • ¿Cuáles han sido los avances de estas investigaciones?

Demostrar la importancia de las biomoléculas para curar enfermedades crónicas y otras afecciones más. Aparte de demostrar que tomamos el camino correcto, estamos dejando un legado de salud a la humanidad. Los resultados son esperanzadores.

  • ¿Cómo imagina usted que será el futuro en el campo de la medicina biomolecular?

Será más importante que la medicina de origen química, aunque esta también ha tenido -en su mayoría- un origen natural antes de ser sintetizada. Los cambios trascendentales de la innovación biomolecular estarán de moda a partir de los años 2030, Pharmalat solo se está adelantando a la época.

  • Su intención es también humanitaria, pues Innovación Biomolecular Pharma permite consultas gratuitas. ¿A qué corresponde esta idea?

Vivimos en un país en medio de tanta pobreza que si no volteamos a observar esa realidad, simplemente vendríamos a este mundo para hacer dinero sin poder compartir con el necesitado. Nos entregamos hasta donde es posible para ampliar esa condición de ayuda. Estamos formando una fundación.

  • En general, ¿qué mejoras han tenido los pacientes con estas prácticas?

Bastantes pacientes se han curado, incluso en estados muy avanzados de su enfermedad. Nuestro objetivo es ofrecerles una mejor calidad de vida como sucede con quienes tienen cáncer y están en su etapa final: en estos casos se les evita sufrir de dolor y sangrado sin utilizar los tradicionales analgésicos opiáceos.

  • Regresemos al ámbito personal para conocerlo mejor: ¿qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Escribir libros de motivación con la intención de ayudar a los jóvenes para que vean que tienen una mejor oportunidad de vida si se lo proponen y actúan con disciplina. Trato de demostrar que no hay nada imposible de alcanzar en esta vida.

  • Un hombre con grandes tareas, tiene grandes responsabilidades, y otra de sus pasiones es administrar negocios. ¿Qué lo motiva día con día al seguir al frente de una de las diez empresas con mayor éxito comercial en Guatemala?

La mayor motivación es hacer de Pharmalat un ejemplo a seguir para otras farmacéuticas centroamericanas por medio de nuestra ética, pasión y visión. Queremos ser una escuela de aprendizaje.

  • ¿Qué recomienda a los que vienen detrás, a esos jóvenes inquietos que han discernido que es la investigación científica la puerta para resolver grandes preguntas?

Aparte de que no existe nada imposible, es necesario soñar en grande y una vez que se emprenda un negocio no esperar resultados de inmediato. Tampoco hay que desesperarse y tomar caminos equivocados en lo que se inicia. Hay que evitar caer en vicios, drogas, lavado o cualquier otra ilegalidad para facilitar lo soñado. Hay que hacer de todo emprendimiento una realidad. Eso se logra haciendo las cosas bien y persistiendo sin descanso hasta lograr el objetivo trazado.

  • ¿En qué concentra su conocimiento en el presente y qué planes tiene para el futuro?

Realmente no deseo dejar de hacer investigación científica, porque hay mucho por descubrir y que será de gran ayuda para la humanidad; no me interesa el dinero, eso viene como consecuencia, lo que realmente me interesa es que los pacientes no sufran más enfermedades que provocan dolor, invalidez, frustración, postración y que casi siempre terminan provocando que la familia más cercana también experimenten consecuencias.

Su reflexión final…

Que creamos en lo que se puede hacer en nuestro país, en lo que cada uno de nosotros le puede aportar a Guatemala. No esperemos que otros vengan a solucionar nuestros problemas. Nunca usemos palabras de consuelo, usemos, a cambio, nuestra mente para pensar cómo podemos mejorar y crecer en medio de la adversidad.

Compartir .

Acerca del Autor

Deja un Comentario

Powered by themekiller.com